28/10/2015

Habitar en silencio

por Albert Mercadé

Lejos de la arquitectura espectáculo, necesitamos la arquitectura habitáculo. Mientras que la primera ensalza los efectismos y las alturas, el enervamiento de la urbe y del capital, la segunda aboga por las profundidades, por el silencio, por la naturaleza, por el hombre. La arquitectura solo es humana cuando busca la armonía entre el sujeto y la belleza del espacio que le rodea; cuando es, por tanto, habitable, un principio del cual –como la economía de la economía– la arquitectura nunca debería haberse distanciado.

Valedores de este principio son en nuestro país los arquitectos Rafael Aranda, Carme Pinós y Ramon Vilalta. Fundadores, en 1987, del estudio de arquitectura RCR en Olot, han diseminado su credo arquitectónico en edificios principalmente de la ciudad de Olot (estadio Tussols, restaurante Les Cols), pero también en Barcelona (biblioteca Joan Oliver) o en Limoges (Musée Soulages). Uno de los proyectos más afines a su ideario es el de la bodega Bell-lloc, emplazada en la Fosca de les Gavarres, en un terreno dedicado al cultivo de un vino autóctono y preciado. Los arquitectos quisieron llevar a cabo una intervención mínima e integradora. Identificaron el espacio bajo las viñas y tejieron el edificio tomando como base un único elemento repetitivo y adaptado al territorio: planchas de óxido de acero. Alineadas una tras otra como una cerca de cipreses, estas planchas absorben la luz del lugar y, al mismo tiempo, dejan filtrar su claridad entre los intersticios que las separan. La luz cambiante que hace habitable el espacio desde la vivencia del instante atmosférico. Junto al oficio también se reivindica, así, el lugar de la
vivencia, lo que solo es posible a través del trato respetuoso de los sentidos: los muros y el tacto, la vista y la luz, el vino y el paladar, la naturaleza y el oído, el gusto del vacío.

Así pues, hacer habitable el lugar desde el trabajo emotivo de la belleza, el silencio, el espacio, el tiempo, ¿difiere mucho, acaso, de las propiedades que necesita el vino para ser vino? Tiempo, reposo, oscuridad. También, naturalmente, emoción. Los arquitectos RCR trabajan desde la poesis, fuente virginal de todas las artes. Sus proyectos nacen del trazo de un Soulages y se alzan desde el constructivismo espiritual de un Oteiza. Su arte es una respuesta a la hostilidad del mundo tecnocrático. Crean refugios de serenidad, antónimos de los lugares comunes en los que nos reiteramos en el mundo objetivo. La de RCR no es arquitectura, es un modelo de vida. La naturaleza se encarga del resto. Los arquitectos escuchan el genius loci de cada espacio. No imponen el vacío, lo emplazan y lo dejan germinar.

En la bodega, aparte de la crianza de los vinos, sus propietarios, Kurt y Carmen Engelhorn, también velan por la crianza del arte. Entre los pasadizos que trenzan el laberinto de la bodega se exponen, con carácter permanente, obras del cineasta Albert Serra, de Marcel·lí Antúnez, pionero del arte electrónico en Cataluña y cofundador de La Fura dels Baus, del fotógrafo Francesc Guillamet y del artista y performer Kiku Mistu. También los artistas plásticos Xavier Escribà y Xavier Medina-Campeny exponen su obra, pero en la finca adyacente, el Mas del Vent. Las visitas se enmarcan en un proyecto artístico que impulsan los propietarios de estos espacios con la colaboración del Ayuntamiento de la localidad.

bodega rcr

El espíritu de Focus Engelhorn es complementario al de la otra gran fundación cultural del territorio, la Fundació Bunka, constituida por los arquitectos de RCR en el 2013 coincidiendo con el vigésimo quinto aniversario del nacimiento del estudio. La Fundación surgió con el objetivo de transformar el fomento de la arquitectura y de las artes en Cataluña, con una voluntad de descentralizar la cultura y hacer que pivote desde el territorio de la Garrotxa. De la misma manera, la Fundación quiere estimular la valoración social de la arquitectura y el paisaje, y apostar por su integración con la cultura y las artes. Las actividades de la Fundación se llevan a cabo en el Espai Barberí, una antigua fundición artística restaurada, adyacente al espacio de trabajo de los arquitectos, donde durante el período estival se lleva a cabo un workshop arquitectónico de ámbito internacional, con conferencias, proyecciones de cine y seminarios.

Los arquitectos RCR trabajan desde la poesis, fuente virginal de todas las artes. Su arte es una respuesta a la hostilidad del mundo tecnocrático
Focus Engelhorn se suma a la Fira Nadalenca de Palamós +
Ei! Espai d’Impulsió expone “Abstracción concreta” del pintor Michiel Harbers +
Focus Engelhorn patrocina la 9a edición de las Jornadas de Montaña y Naturaleza +
Documental”La Pemba torna a Goli” celler Brugarol – 5 mayo 2017 – 18h +
Focus Engelhorn participa en las jornadas ‘Paisaje, economia y empresa’ del Museu Marítim de Barcelona +
24È CROS ATLÈTIC VILA DE PALAMÓS · 9 novembre 2017 +
Artes, paisaje e integración +
8 de julio – 2a Noche Solidaria de la Costa Brava +

amb la col·laboració de BRUGAROL Web Design: iglésiesassociats