28/10/2015

Por una “Arcadia” postmoderna

por Pilar Parcerisas

La Cataluña-ciudad propugnada por el Novecentismo como ideal de una Arcadia perdida que había de equilibrar territorio y progreso, pero con un predominio de la vida moral y cívica, guiada por la civilidad, parecería haber llegado a un punto, ya alcanzado, de no retorno al ruralismo romántico impulsado por una Renaixença apasionada y maragalliana. Parecería también cumplido el deseo y la decisión de la Mancomunidad de Cataluña de crear un plan de bibliotecas públicas que deberían hacernos a todos más cultos pero, sobre todo, más ciudadanos de esta civilidad de imperativo estético griego y romano, mediterráneo, un plan que acaba apenas de cerrarse cien años más tarde, en el 2014.

La mirada novecentista aportó una moral social y cívica atinada, un juicio humanista que, sin embargo, pecó de unir intelectuales y Administración, y que también erró en la estética: propugnaba, en efecto, un clasicismo que supuso un freno para una vanguardia cuya supervivencia solo fue posible buscando apoyo internacional. Y la pasión se quedó en la cuneta. Ahora, sin embargo, vivimos de las glorias de aquella vanguardia marginada por la bienpensante sociedad novecentista, glorias que se llaman Picasso, Miró, Dalí. Son errores históricos que han dejado un lastre en la comprensión y aceptación del arte contemporáneo de este país, errores que se arrastran, que hay que corregir y que no pueden, en ningún caso, volver a repetirse.

Las corrientes arqueológicas de finales del siglo XIX y principios del XX, que perduraron hasta los albores de la Guerra Civil española, recuperaron buena parte del románico y reencontraron paisajes perdidos, rehicieron cementerios y aportaron un poso de cultura oculta con el deber de inventariar, catalogar y sedimentar estos sustratos de nuestro pasado cultural. Algunos arquitectos de tierras gerundenses destacaron en esta labor, como el propio Rafael Masó, a quien debemos la urbanización S’Agaró, impulsada por los Ensesa, el hotel La Gavina y un sentido humanista de la arqueología clásica que reposaba sobre los Werkstätten (talleres) alemanes, no exentos de la vehemencia del Modernismo más europeo. Nuevos focos aparecen hoy que evidencian alguna huella de esto que hemos apuntado. Entre ellos la plataforma Focus Engelhorn, creada para la promoción de las artes y el patrimonio cultural, con la intención también de proteger el territorio de la Costa Brava y fomentar la integración social.

El proyecto –una iniciativa impulsada por Kurt y Carmen Engelhorn, con la complicidad de Bonart Cultural– comporta un retorno a la arqueología y recuperay abre al público el claustro del Mas del Vent de Palamós como espacio educativo en torno al románico. También serán públicas la difusión y la visita a una obra arquitectónica desconocida del grupo RCR Arquitectes (Rafael Aranda, Carme Pigem y Ramon Vilalta), la bodega Bell-lloc, cuyo diseño, siguiendo la exigencia que estos arquitectos han dado a la arquitectura del nuevo Musée Soulages o a su propio estudio, antigua fundición Barberí en Olot, constituye una garantía de trabajo riguroso, minimalista y ferruginoso, inmerso en la mejor tradición del territorio que habitan.

Precisamente, esta bodega reúne las obras de los artistas llamados a participar en este proyecto que quiere integrar paisaje, territorio, patrimonio, turismo y cohesión social. En este foco de integración, se ha invitado a Albert Serra, cineasta, en cuyas películas se aprecia una huella extremadamente nítida de los valores que el paisaje aún tiene en nuestra tierra, como podemos ver en Honor de cavalleria (2007), una versión del Quijote catalán, y también en el resto de sus producciones hasta el día de hoy; al fotógrafo Francesc Guillamet, que ha servido los platos de El Bulli o de la Ruscalleda en primer plano, añadiendo al manierismo gastronómico que se vive en Occidente y, particularmente, en Cataluña un sello individual que pone distancia a la imagen y que sirve en frío la idea del plato ideado por los grandes cocineros; a Marcel·lí Antúnez, metamorfoseado siempre en cuerpo y alma en algún robot de nueva interacción con el público y que, desde su particular dramaturgia e ironía grafitera –y, quién sabe si escatológica–, trabajará esta unión arte/paisaje/robótica/digestión; a Kiku Mistu y su marca, el Centre Cultural Imaginari, que se integran en este proyecto desde la performance cruzada con la poesía y la acción parateatral; y por último, a Natxo Tarrés, quien, desde la música que busca la complicidad con la tierra, aportará su visión telúrica.

xavier escriba 2

En otro escenario, el Mas del Vent, el refinamiento de Xavier Escribà en favor del ornamento acabará por dar color/es a esta plataforma, y las esculturas de Xavier Medina-Campeny, escultor de peso, por obra y trayectoria, aportarán forma, sueño y argumento a algún pensamiento tridimensional. Cerrará el proyecto Eduard Carbonell, una eminencia en el estudio del arte románico y experto en patrimonio que dará forma a un libro sobre este claustro del Mas del Vent de Palamós que tanto ha dado que hablar.

La bodega Bell-lloc y el Mas del Vent de Palamós reúnen obras de Albert Serra, Francesc Guillamet, Marcel·lí Antúnez, Kiku Mistu, Xavier Escribà y Medina-Campeny
13/12/2015 FIRA NADALENCA DE PALAMÓS +
Focus Engelhorn impulsa la exposición ‘RCR Arquitectes. Papers’, en el Arts Santa Mònica +
Presentació del projecte multidisciplinar Focus Engelhorn +
Ei! Espai d’Impulsió expone “Abstracción concreta” del pintor Michiel Harbers +
Focus Engelhorn patrocina la edición de ‘El mirall de l’Heure Bleue’, de Xavier Escribà +
3a Nit Solidària Costa Brava · Artistes Outsiders – 2 septiembre 2017 +
FOCUS ENGELHORN A BON ART +
VISITA GUIADA AL MAS DEL VENT Y A LA EXPOSICIÓN “CUERPOS-TÓTEMS” – 29 de julio 2017 +

amb la col·laboració de BRUGAROL Web Design: iglésiesassociats